Temas clave

Cambio climático, crisis climática, desigualdades, medios de comunicación, post-crecimiento, desglobalización, economías locales, empoderamiento, soberanías, democracia real, bienestar, bien común, equidad, responsabilidad intergeneracional, movimientos sociales, centros socio-culturales, gestión ciudadana, ciudades, cooperación en red

 

Sinopsis

Las brutales olas de calor e incendios que han arrasado el hemisferio norte este verano agravan la peligrosa tendencia de los últimos años: las consecuencias actuales del cambio climático están sobrepasando las peores predicciones del pasado. La gran mayoría de la comunidad científica internacional lo está diciendo con claridad: estamos inmersos en una crisis climática potencialmente catastrófica para nuestra civilización, y mucho antes de lo que pensamos. Mientras, esta realidad observable no está siendo narrada por los medios de comunicación tradicionales como sería necesario para informar, concienciar y movilizar a la ciudadanía. Tenemos el derecho a conocer con precisión y objetividad lo que está pasando, no para alarmarnos y que cunda el pánico, sino, al contrario, para adaptarnos a los impactos ya inevitables, y sobre todo para cambiar de rumbo y evitar los peores escenarios a venir. Éste será el foco de la primera parte de la charla: el estado más actual (últimos meses y semanas) de la ciencia en torno a la crisis climática.

Acto seguido, en la segunda parte, realizaremos un análisis profundo de las verdaderas causas de la crisis climática, desde las que construiremos posibles vías de solución, desde lo local a lo translocal, que aprovechen la oportunidad de cambio sistémico necesario para caminar en la dirección de la equidad, soberanía y justicia socio-ambiental. Como apuntan reconocidos referentes internacionales, tales como Naomi Klein, Bill McKibben, George Monbiot o Yayo Herrero en España, la raíz del problema hay que buscarla en el dogma del crecimiento y la globalización de una economía completamente desapegada de la realidad social y planetaria. Dogma al que se aferran sin sentido alguno la mayor parte de políticos, y que conlleva un continuado aumento (exponencial de hecho) del consumo de recursos. A día de hoy, estamos consumiendo como si tuviéramos 1,7 planetas. Tenemos 1. El 0,7 restante se lo estamos robando a nuestros hijos, limitando sus oportunidades y derechos básicos a una vida digna. Los mismos motivos y estructuras nos han traído una crisis de desigualdades socio-económicas sin precedentes, en la que 8 personas poseen la misma riqueza que la mitad de la población mundial más pobre (3,600 millones de personas). Desigualdades que se retroalimentan con el cambio climático, y generan inestabilidad política que amenaza las ya erosionadas democracias liberales.

Un nuevo paradigma civilizatorio, tanto a nivel de organización (sistema) como de modos de vida (prioridades y valores) se aboga imprescindible para hacer frente con garantías a la crisis climática y de desigualdad. Es el momento de abandonar fórmulas obsoletas y falaces, para apostar por el verdadero desarrollo humano, el bienestar, el bien común, la equidad y la responsabilidad intergeneracional. No obstante, nuevos indicadores de rumbo son insuficientes sin un cambio de escala. Los hechos acontecidos en las últimas décadas así lo demuestran: las naciones-estado y los grandes agentes económicos, casillas y fichas del tablero de juego de la globalización, han sido incapaces de resolver los retos descritos al encontrarse muy alejadas de las necesidades reales de las personas y los ecosistemas naturales. La alternativa existe y funciona. Pasa por la construcción de economías inclusivas, fundamentadas en la cooperación, la gestión ciudadana del común y la democracia real; entrelazadas con los movimientos sociales (empresas sociales y comercio de proximidad), a escala humana, y soberanas en el auto-abastecimiento de sus necesidades: alimentos, agua, energía, vivienda, finanzas, educación, sanidad… De esta manera, en la última parte de la charla se dibujarán unos principios guía posibles, e ilustrarán con ejemplos concretos y replicables de múltiples comunidades por España y el mundo. Para concluir, se realizará una llamada a la acción para comenzar desde ya a escalar y expandir el trabajo que ya se está haciendo aquí, en la Casa Invisible, en los barrios, en Málaga, en redes de ciudades y municipios. Nos va la vida en ello. Comencemos.

 

Ponente

Jesús Iglesias Saugar

Co-fundador de Ecoemprendedores por el Clima, miembro de la Red Málaga por el Clima y compañero de la Casa Invisible. Consultor internacional en innovación social por el clima, participante de las últimas 3 Cumbres del Clima de las Naciones Unidas.

 

Lugar

La Casa Invisible (Calle Andrés Pérez 8, 29008 Málaga)

Un centro social y cultural auto-gestionado, generador de cultura libre y pensamiento crítico. Un espacio de confluencia de movimientos sociales, de feminismo y cuidados. Un experimento radical de democracia real, imprescindible para el cambio de paradigma y de valores. Un faro de esperanza.


Share →